Los Caballeros

Escudo de la Orden de Malta

En el año 1084 , 11 años antes del comienzo de la primera cruzada, unos mercaderes italianos de Amalfi fundaron en Jerusalén un hospital para peregrinos. El proyecto contó con la aprobación del gobierno del califa Husyafer, que les otorgó una licencia para construirlo junto a la iglesia del Santo Sepulcro. El lugar fue consagrado a San Juan Bautista, razón por la cual su nombre completo fue Orden de San Juan del Hospital de Jerusalén. El padre superior del monasterio, Beato Gerardo, es reconocido como el fundador de la Orden de Malta.

La Orden recibió el reconocimiento del Papa Pascual II en 1113, mediante la bula Geraudo institutori ac praeposito Hirosolimitani Xenodochii.  Su misión fue primero hospitalaria (atención médica a los creyentes que habían peregrinado a Jerusalén), pero desde el gobierno de Raymond du Puy, el segundo Gran Maestre de la Orden, tomó un carácter militar. En 1140 se creó una especie de élite entre sus militantes, una clase especial de protectores, que guardarían la doctrina, las normas y los principios de la Orden. Algunos Caballeros de cada nación, los más fieles y discretos, fueron escogidos para formar parte. Los Escogidos, Los Trinitarios de Jesús. Estos, en 1198, representados por Juan de Mata y Félix de Valois, fundan la Orden Trinitaria.

Tras la Primera Cruzada los cristianos conquistaron Jerusalén. La situación de inseguridad que caracterizó a este período hizo que se consolidara el carácter militar de la Orden, al que la Santa Sede en un principio había opuesto ciertas reticencias

La Orden tuvo su primera sede en Jerusalén, en 1142, en el castillo del Crac de los Caballeros, cerca de Trípoli. Tras la conquista de Jerusalén por parte de Saladino en 1187 (en la que murió el Gran Maestre de la orden), pasó a San Juan de Acre, donde se construyó un hospital. Cuando a su vez fue expulsada de allí en 1291, lo mismo que todos los cristianos de Palestina, la Orden se instaló en Chipre.

Para organizar y canalizar los fondos donados, desde el siglo XIV se fundaron Prioratos o Grandes Prioratos, bailiajes y Encomiendas. Desde un principio el poderío de la Orden vino de las propiedades administradas por estos en Europa. Su doble vocación (militar y religiosa) le ha permitido tener más simpatizantes que las organizaciones puramente eclesiásticas. En 1301 la Orden instauró un elaborado sistema de sus posesiones basado en las “Lenguas“, que eran grupos geográficos de Prioratos. Desde 1492 existen ocho Lenguas: Provenza, Auvernia, Francia, Italia, AragónNavarra, Inglaterra, Alemania, y CastillaPortugal.

En 1310 la Orden se instaló en Rodas. Allí construyó unas fuertes fortificaciones que resistieron varios asedios, las cuales sirvieron como retaguardia a su flota naval. Entre sus acciones más destacadas de este período se encuentran las batallas de las cruzadas en Siria y en Egipto.

Por otro lado, en 1312 Clemente V abolió la Orden de los Templarios, y mediante la bula pontificial Ad vitam designó algunos meses más tarde como heredera de sus bienes a la Orden de los Hospitalarios. La orden de los Hospitalarios, que comienza a ser conocida como “de Rodas”, pasa de ser simplemente militar a sostener actividades con patente de corso, que por ese entonces eran asimilables a la piratería, llegando a atacar barcos cristianos y practicando la trata de esclavos. Como señal de su enriquecimiento material al tiempo que como expresión de su soberanía, en esta época los Grandes Maestres comenzaron a acuñar su propia moneda con su efigie en ellas.

Los caballeros en la época de la construcción del Castillo de San Pedro de Halicarnaso

Los caballeros de la orden eran todos hombres de la nobleza europea. Para ser reclutados su nobleza debía remontarse a cuatro generaciones y cualquier mancha de ilegitimidad o sangre plebeya lo apartaba de ser admitido en la orden. Una vez aceptado, el novicio servia militarmente a la orden por un año como oficial. Un año de servicio en la galera se llamaba “caravana” y tras tres “caravanas” el caballero tenía que residir otros dos años en la orden, en algún lugar como el Castillo de San Pedro antes de ser designado caballero de pleno derecho. Después de esto podían volver a su país de origen, pero a disposición del Gran Maestre, obligándose a volver en caso de crisis. Había ordenes menores como los Capellanes y los Hermanos, que servían en los hospitales y como soldados, y todos ellos, junto con los caballeros, unidos por sus votos medievales de castidad y obediencia. En el mejor de los casos un caballero estaba cerca del ideal imaginado por los románticos que Chaucer llamó el “el caballero gentil genuino”, pero ellos eran también una entrenada máquina de combatir tan brutal y cruel en la batalla como cualquier enemigo contra el que se enfrentaban.

Sometidos a ataques turcos, los Caballeros sintieron la necesidad de un enclave en tierra firme y decidieron que el emplazamiento en la península situada al este de la bahía del actual Bodrum era idóneo.  Se llamó Castillo de San Pedro y fue construido en varias fases a partir de 1420, donde permanecieron hasta que Solimán el Magnífico los expulsó tanto de Rodas como de Halicarnaso en 1523.

En 1530, ocho años después de haber salido de Rodas, Carlos V — con el beneplácito de Clemente VII — cedió a la Orden las islas de Malta, Gozo y Comino, así como Trípoli. La intención era proteger el Mediterráneo occidental de la avanzada otomana, la cual en 1534 ya había conquistado la ciudad de Túnez. Por su parte, la Orden debía permanecer neutral en las guerras entre naciones cristianas.

Los turcos atacaron Malta, con el Gran Sitio, del 18 de mayo al 8 de septiembre de 1565, pero fueron derrotados por los caballeros al mando del Gran Maestre Jean de La Vallette, a partir de ahí empieza el ocaso del poderío naval otomano. La marina de la Orden se convirtió en una de las más poderosas del Mediterráneo y participó en la destrucción definitiva del poderío naval otomano en la batalla de Lepanto en 1571.

Ver más detalles y los avatares de la Orden desde Lepanto hasta la actualidad en la Historia de la Orden de Malta de Wikipedia.

Hoy en día es reconocida internacionalmente por las naciones como un sujeto de Derecho internacional.  Su sede central, que ha cambiado de sitio en varias ocasiones, se encuentra en Roma. Funciona como embajada ante la Santa Sede e Italia, tienen estatuto de extraterritorialidad.  La Orden ocupa una posición sui géneris en el ámbito internacional, ya que no cuenta con territorio determinado ni con ciudadanos no institucionales. En cuanto orden religiosa mantiene un vínculo de dependencia con la Santa Sede. Por esa razón se considera que su carácter jurídico es doble, pues se inscribe dentro tanto del derecho internacional como del canónico.  La Orden de Malta sostiene relaciones diplomáticas con 100 países en los cinco continentes, embajador con rango de observador ante  la Asamblea General de las Naciones Unidas desde 1994,  y representaciones en muchas otras organizaciones internacionales, entre las que destacan el Comité ejecutivo del Alto Comisariado de las Naciones Unidas para los Refugiados, la Organización Mundial de la Salud, el Cruz Roja, la FAO, la Unesco, el Consejo de Europa. El Gran Maestre es quien rige la Orden. Se le trata de Alteza y de Eminencia, es decir Alteza Eminentísima. La Iglesia Católica lo considera como uno de sus cardenales, y por ende príncipe de sangre real. El Cardenal Patrono es nombrado por el Papa. Sus funciones son representar al Sumo Pontífice ante la Orden, promover los intereses espirituales de la Orden y de sus miembros, y asegurar las buenas relaciones entre ambos entes.

Desde su fundación, la orden y sus miembros han tenido muchos nombres. El nombre oficial de la Orden de Malta es Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta. Ciertas abreviaciones se utilizan a menudo por razones jurídicas, diplomáticas o de comunicación, como por ejemplo Soberana Orden Militar de Malta, Soberana Orden de Malta o, la mayoría de las veces, Orden de Malta.

En un principio, a sus miembros se les llamó Caballeros Hospitalarios (u Hospitalarios), lo mismo que Caballeros de San Juan, La Religión y Giovannitio Gerosolimitani, refiriéndose respectivamente a su santo patrón, a su carácter de hermandad religiosa, y a Jerusalén, donde se fundó la Orden. Tras la conquista de la isla de Rodas, sus miembros pasaron a ser llamados Caballeros de Rodas y, tras la cesión del archipiélago maltés, Caballeros de Malta. La Orden ha registrado 16 versiones de sus denominaciones y emblemas. Algunas de ellas son Fratres Hospitalis S. Joannis del Xenodochium Hierosolymitanum (en 1113), Militia Rodiensis Hospitalis S. Ioannis (en 1307), Ordine di San Giovanni di Gerusalemme (en 1802) y Sovrano Militare Ordine di Malta (en 1927). Su nombre más frecuente es La Religión.

Según la propia orden, tal y como se puede leer en su propia Página web oficial en la actualidad son 12.500 sus miembros, entre los freires profesos y los miembros laicos.

“Hoy, la mayoría de los Caballeros de Malta pertenece a clases no nobles. Los miembros de la Orden pueden definirse como gentilhombres católicos animados por una altruista nobleza de espíritu y de comportamiento. Todos los caballeros de Malta responden a la condición prevista antiguamente para la concesión de títulos de nobleza: haberse distinguido por su especial virtud.

Según la Carta Constitucional, los miembros de la Orden se dividen en tres clases y deben conformarse con las enseñanzas de la Iglesia y participar en las actividades asistenciales de la Orden.

A la Primera Clase pertenecen los Caballeros de Justicia, o Profesos, y los Capellanes Conventuales Profesos, que deben profesar los votos de pobreza, castidad y obediencia, con el fin de perseguir la perfección evangélica. Son religiosos a todos los efectos, según las normas del Derecho Canónico, pero no están obligados a la vida en común.

Los miembros pertenecientes a la Segunda Clase, en virtud de la Promesa de Obediencia que han profesado, se obligan a vivir según los principios cristianos y según aquellos principios relativos al espíritu de la Orden.

La Tercera Clase está constituida por miembros laicos que no profesan votos religiosos, ni la Promesa de Obediencia, pero viven según los principios de la Iglesia y de la Orden.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s